Juan Bárcena y Juan García Vicente

Juan Bárcena (izda.) y Juan García Vicente (drcha.), en la presentación del informe.

La organización Ecologistas en Acción Madrid ha presentado el informe anual sobre la calidad del aire relativo a 2012 y basado en datos oficiales. Según el mismo, la capital ha rebasado por tercer año consecutivo los límites legales para la protección de la salud humana establecidos para el dióxido de nitrógeno (NO2), ya que 11 de las 24 estaciones que miden este contaminante superaron el indicador.

Juan Bárcena, responsable de la Comisión de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción, ha explicado que “a pesar de que se mantiene una tendencia a la baja del tráfico, motivada por la crisis, y que se han dado unas condiciones meteorológicas relativamente favorables, se han soprepasado también los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en lo referido a partículas en suspensión“. Así, la calidad del aire de la capital sigue sin cumplir los valores límite marcados por la legislación europea y recomendados por la OMS, de igual manera que sucedió en 2010 y 2011.

Bárcena ha puesto el acento en que si bien el ozono troposférico (contaminante secundario) se genera en la atmósfera de la almendra central de la ciudad, los valores más altos se trasladan a la corona metropolitana e incluso a zonas de la Sierra de Madrid, contra la opinión generalizada de mucha gente que cree que en esos entornos está respirando “aire puro”.

El representante de la Comisión de Urbanismo y Transporte de Ecologistas en Acción, Juan García Vicente, ha advertido que “el Ayuntamiento tiene todo un argumentario para rebatir estas evidencias” y ha aventurado que en los próximos días saldrá al paso de este informe poniendo de relevancia que la contaminación de la ciudad ha descendido desde 2008. Un dato que es cierto, pero que, a su juicio, no contrarresta el hecho de que Madrid sigue vulnerando el límite legal de dióxido de nitrógeno.

La ciudad de Madrid solicitó en junio de 2012 ante la Comisión Europea una prórroga de cinco años para el cumplimiento de los límites legales de contaminación por NO2, con el objetivo de eludir las multas comunitarias que desde 2010 penalizan por este concepto. Sólo dos meses antes, en abril de 2012, el Consistorio aprobó el ‘Plan de Calidad del Aire de la Ciudad d Madrid’ -requisito fundamental para poder cursar la solicitud de prórroga- con la particularidad de que propuestas encaminadas a mejorar la calidad del aire como el aumento de las zonas peatonales o  el sistema público de bicicletas quedaron aplazadas de antemano por falta de presupuesto. La ciudad está todavía a la espera de una respuesta por parte de las autoridades europeas, que suelen demorarse un año en resolver una petición de este tipo y que ya han denegado en los casos de Noruega, Luxemburgo, Roma y Barcelona.

Desde la organización lamentan la inoperancia consistorial y la “fala de complicidad” sobre todo en materia de reducción del tráfico, principal causante de la contaminación atmosférica. García Vicente ha destacado que, según el Eurobarómetro, los ciudadanos europeos se consideran en general “mal informados” y califican de “cuestión grave” la calidad del aire de sus ciudades. La Comisión Europea mantiene en estos momentos una encuesta online, activa hasta marzo, para recoger las opiniones ciudadanas a este respecto.

tabla

(Acceso al informe completo en: http:\\www.ecologistasenaccion.org/article24820.html)