wert

Estudiantes de secundaria en manifesatción contra la LOMCE el pasado 6 de febrero, en Madrid. BF

Ya lo decían los estudiantes de secundaria que se manifestaron el pasado febrero en Madrid…

Escuchar este último jueves 27 de junio en rueda de prensa al ministro de Educación, José Ignacio Wert, que las desigualdades económicas que puedan existir entre los estudiantes pertenecientes a familias de mayor y menor poder adquisitivo “desaparecen cuando alcanzan la universidad” supone un gran ejercicio de contención. En convocatorias como esta es complicado -sobre todo cuando estás allí por menesteres diversos a los relacionados con este espacio web- de explicarle a este señor que no hay edad para la escasez y que sus palabras demuestran una ignorancia incalculable.

En primer lugar, el titular de Educación debería ser consciente de que las becas en España han sido y son una tomadura de pelo en comparación con el resto de países de la ‘liga’ en la que dicen que estamos, la europea. Basta con hacer referencia a un país cuya situación actual no es mucho mejor que la nuestra: Italia. Allí nadie habla de “limosnas” sino de “Diritto allo studio”, una organización estatal que engloba todas las asociaciones regionales que gestionan el extenso entramado de ayudas a los estudiantes: becas de matrícula, de desplazamiento, de alojamiento en residencias de estudiantes, de trabajo ‘part-time’ en bibliotecas y centros universitarios, de comedores gratuitos o con precios asequibles (más o menos como los reservados en España sólo para los parlamentarios)…

Por otro lado, y para no volver a caer en generalidades de tal calibre, sería recomendable que el señor Wert se informara, nos informara, de la cifra concreta de los estudiantes que el próximo curso ya no lo serán más por el simple hecho de que durante su legislatura las tasas de matrícula se han incrementado de un 25 a un 100%. Un rango de subida muy módico que ha traído consigo un nuevo fenómeno hasta ahora desconocido entre la comunidad universitaria, el del “impago”. Sí, estudiantes que tienen una deuda con su facultad porque no han podido hacer frente al recibo, u otros que no han podido matricularse de todas las asignaturas que querían porque no les llega. Desde luego no le faltan razones a este Ministerio para sentirse orgulloso de su Lomce.

Mientras en Egipto y en Brasil un número considerable de gente siga saliendo estos días a la calle contra gobiernos que no consideran que están a la altura de las circunstancias, aquí a muchos nos sacarán los colores, a unos de vergüenza por no ser capaces de hacer lo mismo, pero a otros, por ‘La Roja’, que hoy se lo juega todo en la Copa Confederaciones y el fútbol sigue siendo el mejor mecanismo de control de masas.